Las emociones a flor de piel ¿Realmente afecta nuestra piel cómo nos sentimos?

 

Siempre estamos tratando de descubrir cómo todo a nuestro alrededor afecta nuestra piel: qué comemos, cuán contaminado está el aire, y qué productos estamos usando de cuidado facial.

Pero pocas veces nos detenemos a pensar en lo que sucede dentro de nuestros cuerpos.


La piel está íntimamente relacionada con nuestra mente. Y además, es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y está lleno de terminaciones nerviosas. 

El órgano de la piel está conectado directamente con el cerebro gracias a todas sus terminaciones nerviosas, que captan, procesan y transmiten una gran cantidad de estímulos en el día a día.

De hecho, existe una interacción entre el sistema nervioso, la piel y el sistema inmunológico. Las células nerviosas, inmunes y las de la piel comparten un origen embriolígico: todos se derivan del ectodermo.

El ectodermo es una de las capas que se forman cuando somos todavía un embrión, y forma el sistema nervioso, el esmalte dental y la epidermis ( la piel ).

Todos derivan de la misma fuente, y todos continúan comunicándose a lo largo de la vida de una persona.


Entonces: Si, lo que nos pasa, y lo que sentimos, lo que pensamos, afecta en gran manera a nuestra piel. Veamos algunas emociones:


Amor.

Buenas noticias: todo ese “resplandor” que la gente asocia a estar enamoradx es, en cierto nivel, realmente cierto. Esas mariposas en la panza y esos sentimientos que experimentamos reflejan un proceso fisiológico que beneficia la piel. 

La responsable de esto es la hormona oxitocina: la hormona del amor, o la hormona del “apego”. Esta hormona es la que mantiene los vínculos encendidos entre parejas de enamorados, y también entre la madre y el hijx, incluso entre nosotrxs y las mascotas.

Cuando estamos enamoradxs tenemos la piel más brillante y más linda. Se cree que la hormona reduce algunos factores inflamatorios, lo que significa que hay menos irritación y más brillo. Y además, esta hormona, ayuda a reducir la producción corporal de cortisol, la hormona del estrés, que como ya vimos, y veremos, tiene muchos efectos negativos en la piel.


  • #milaboTip: En estos tiempos, más que nunca, es muy importante generar momentos y conexiones reales de amor y cuidado. ¡A liberar esa oxitocina! Mandale un mensaje a tu amigx diciéndole que lo querés, abrazá a tu gato, llamá a tu mamá, besá a tu pareja. Andá a esa cita ;)

Ansiedad.

Hablando de cortisol, esa es exactamente la hormona que se libera cuando estamos preocupadxs, o ansiosxs. Aparentemente, una sensación de peligro inminente, no sería lo mejor para nuestra piel. ( Lógico, no? )

Los niveles elevados de cortisol producen inflamación y suprimen el sistema inmunológico. Favorece afecciones inflamatorias como psoriasis, dermatitis atópica, acné y alergias.

Cuando las células están inflamadas, son más propensas a descomponer el colágeno, que es la proteína que mantiene la piel suave y fuerte. Los niveles altos de cortisol también contribuyen a una disminución del ácido hialurónico presente en nuestra piel. 

Cuando disminuye el ácido hialurónico, se reduce la capacidad para retener la humedad dentro de nuestra piel. Y, como sabemos, esto produce una sequedad y producción de arrugas visibles en la piel. Aumentan las líneas de expresión, manchas y flacidez.


  • #milaboTip: Depende qué tipo de persona seas, podés estar cargado más o menos de ansiedad. Si sufrís ataques de ansiedad, o de pánico, te recomendamos siempre atender a un profesional de la mente que pueda ayudarte a hablar. Y si, los baños de inmersión, los tecitos relajantes, una buena lectura, una clase de yoga o meditación, cualquier cosa que te pueda relajar y ayudar calmar la ansiedad diaria en la que estamos inmersos, nos va a ayudar mucho. ¡Desconectate de Instagram! ;)

Exitación.

Ese rubor lindo que aparece en nuestras mejillas. La piel de nuestro rostro contiene miles de pequeños capilares que pueden dilatarse cada vez que siente una descarga emocional de adrenalina. 

Esto sucede con la actividad física y exitación externa ( ejercicio, ducha caliente, sexo ), pero también con la exitación interna. Cuando los capilares se dilatan, puede darle al rostro un brillo y hacer que la piel luzca más hidratada y suave. 


  • #milaboTip: No podemos esperar que nos hagan una fiesta sorpresa todos los días, pero si podemos ayudar a recrear ese mismo “brillo” utilizando productos que realcen la luminosidad. Aplica nuestra máscara de vitamina C por la noche, y al día siguiente vas a notar la piel mucho mas luminosa.

¡Pero ojo!

Conectar la salud mental con las condiciones físicas puede ser complicado. Si los problemas en la piel se diagnostican como “psicológicos”, es posible que un medique no identifique ni trate a una afección física muy real.

Si, algunas afecciones son de naturaleza puramente física y responden bien a un tratamiento físico. 

No busquemos siempre una fuente psicológica porque eso puede producir más ansiedad, y volverse un circulo vicioso.

Pero para muchas personas con acné, psoriasis y otras afecciones resistentes a algún tratamiento, que se agravan con el estrés, la ansiedad o la depresión, es importante entender el vínculo que tiene con nuestra mente, y puede ser clave para tratarlo.


Siempre decimos que desarrollar una rutina de cuidado de la piel, por más corta y simple que sea, sirve muchísimo para crear un espacio de bienestar personal. Si nos damos ese ratito, cuando nos despertamos, y antes de ir a dormir, significa que nos estamos ocupando de nosotrxs mismxs. Que existe una percepción propia de la necesidad de conectarse, mirarse al espejo, y decir: ¡Hola yo! Te quiero.


Siempre: ¡Acudí siempre a un profesional de la salud!

Y cuídate mucho

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.